Aceites Esenciales para el Cerebro

Exiomega 3 posee gran calidad y pureza. Un 35% EPA y un 25% DHA. Se descubrió que los esquimales padecen muy pocas enfermedades de corazón. La clave es el consumo de aceite de pescado.

El Aceite de pescado de aguas frías (anchoa, sardina, salmón, etc.) es rico en los llamados Omega 3, nombre con el que se designa a los ácidos grasos esenciales de la serie 3, básicamente ácido eicosapentanoico (EPA) y ácido docosahexanoico (DHA); ambos derivados del ácido linolénico. Otras fuentes de Omega 3 son las semillas de lino o linaza, de canola, de nuez y las hojas de vegetales verde oscuro.

Los Omega 3 ayudan a mantener nuestro cerebro, articulaciones y sistema cardiovascular en buen estado, al tiempo que contribuyen a reducir los niveles de triglicéridos de la sangre y a normalizar la presión arterial en cuadros hipertensivos.

Numerosas evidencias científicas se han acumulado en los últimos años que revelan su importancia y los beneficios obtenidos con su utilización en cuadros clínicos de la más variada etiología.

Hemos de señalar los de mayor frecuencia e incidencia en vastos sectores de la población.

Especialmente indicado para reducir la inflamación y alivio de los síntomas de la artritis reumatoidea debido a las propiedades antiinflamatorias de los Omega 3, la prevención y tratamiento de la hipertensión y de las afecciones cardiovasculares, reducir los triglicéridos de la sangre y la hipertensión arterial; contribuyen a mantener la flexibilidad de las arterias y pueden prevenir las arritmias cardíacas y elevar los niveles de HDL-colesterol, aliviar los síntomas de la psoriasis y otras dermopatías crónicas, tales como eczemas y dermatitis atópica por su actividad antiinflamatoria.

También cabe destacar la protección de la mucosa intestinal, control de la inflamación y reducción de la cantidad de brotes cíclicos evolutivos que acompañan a la enfermedad de Crohn.

Por Tu Bienestar…