Caléndula

La caléndula (Calendula Officinalis) está catalogada como planta medicinal, principalmente para el tratamiento de afecciones dermatológicas, tales como picores por exposición al sol, herpes estacional, o alergias y psoriasis, debido a su poder antiséptico, antibacteriana y cicatrizante.

Se estima que su origen se sitúa en zonas del Mediterráneo, encontrándose en huertos y bordes de los caminos. También es cultivada para ornamento en parques y jardines.

En sus principios activos destacan, Flavonoides, Carotenos, Aceites Esenciales y vitamina C.